Balas para Todos

miércoles, 23 de marzo de 2011

¿LA CLONACIÓN DE BEDER HERRERA?

   El travestismo político de Carlos Menem, el Mayor Vendepatria de nuestra historia, parece hacer hecho escuela. Al mencionar la palabra “travestismo” no me refiero a sus preferencias sexuales, pues es sabido que nuestro Berlusconi criollo ha hecho siempre gala de ser el supermacho argentino, un Tigre de los Llanos muy “pisador”, un insaciable devorador de mujeres. Travesti es el artista que cambia de ropaje rápidamente en un espectáculo teatral. Con el término travestismo político hago alusión a su giro de 180º realizado apenas asumió la presidencia. Menem hizo la campaña como peronista clásico, nacionalista popular, disfrazado de Facundo Quiroga para terror de los gorilas vernáculos, y apenas se puso la banda presidencial se cambió la camiseta y se transformó mágicamente en neoliberal, en amigo de los Bunge y Born, Alsogaray y el Almirante Rojas, buscador de las “relaciones carnales” con el Imperio, amigo íntimo de los genocidas Bush, padre e hijo, y apasionado destructor de las empresas estatales nacionales. Todo lo opuesto al peronismo tradicional. Los huesos de Perón y Evita deben haberse retorcido de bronca impotente ante tamaña traición. Sin embargo el aparato político del PJ, acostumbrado a tragar montañas de sapos podridos y dinosaurios enteros, lo digirió perfectamente y lo acompañó largamente en la Tercera Década Infame (ya se sabe que las sanguijuelas carecen de dignidad, ¡cualquier cosa antes que dejar de estar succionando del presupuesto estatal!) (Es preciso recordar que la “Lealtad” es la mayor virtud de un peronista, en los años 50 se daban “Medallas de la Lealtad” a insobornables peronistas como a Lonardi y a Rojas, y hasta se instauró un “día de la Lealtad”, por eso muchos menemistas perros hoy en día son fervorosos kirchneristas. Es que la Lealtad, bien entendida, comienza por el propio bolsillo). 
Gob. de La Rioja Beder Herrera

   Con medalla de oro (oro de la megaminería química) fue condecorado el más brillante discípulo de Carlos Saúl Menem, Beder Herrera, quien subió montado en una campaña antiminera, para transformarse en lo contrario apenas se sentó en el sillón de gobernador… ¿tanto poder de corrupción tiene el poder? Beder Herrera es habilísimo como travesti político, aunque carezca de la mas mínima capacidad para poder deletrear la simple frase de Perón: “Mejor que decir es hacer, y mejor que prometer es realizar”. Para el camaleónico gobernador es un complejísimo trabalenguas imposible de repetir, ni con ayuda de sus asesores. Este papelón se lo puede ver en Internet, no es un invento mío. Pero Beder Herrera se preocupa por las cosas importantes, no le interesan esas sonseras lingüísticas.


   Lo trágico para los argentinos es que uno de los grandes descubrimientos de la ciencia moderna, el poder de clonación, parece estarse usando “para el mal”. Ojalá esté totalmente equivocado y se me acuse de prejuzgamiento y de mal pensado. No hace una semana de las elecciones. Leí hoy día un artículo del diario “El Ancasti” donde menciona declaraciones postelectorales del electo intendente de Andalgalá, el radical disidente Alejandro Páez, quien fue con la boleta del MST-Proyecto Sur al ser dejado de lado por el Comité provincial del radicalismo. Que siga proclamándose radical y seguidor del ideario de Alem e Yrigoyen no me parece objetable para nada, al contrario… pero suena raro, huele mal, que ahora comience a declarar que “Andalgalá no puede cerrar las puertas a la minería, que con estrictos controles ambientales la salud de la población no se verá afectada, que las regalías mineras bien empleadas traerán progreso y desarrollo, y que las fuentes de empleo genuinas, y que la minería responsable... y que bla, bla, bla, bla, bla, bla…”, toda la cháchara y el verso empleado por la megaminería contaminante y saqueadora, todo el “speach” lavacerebro de los piratas del siglo XXI. Se menciona el “efecto derrame” de la riqueza… usar esas palabras espeluznan el espinazo… ¡es el lenguaje de Cavallo y de Menem, son palabras de FMI!... ¡vade retro Satanás!.... 
   Algo huele a podrido en Dinamarca. Y también en Andalgalá.


Mario Humberto Di Rienzo
Fiambalá – Catamarca

0 comentarios:

Publicar un comentario