Balas para Todos

miércoles, 10 de febrero de 2016

10F: Día de la Dignidad



"...Cuando en enero de 2012 se comenzó a llevar a cabo un corte parcial de ruta para los camiones involucrados en esta actividad y como protesta contra la minería a cielo abierto en general, que sigue siendo una amenaza para Tinogasta, la reacción del gobierno consistió en enviar toda la fuerza de choque policial a la ruta para desalojar a la gente allí presente a cómo diera lugar. Y entonces pasó lo que pasó. Y se generó el día que estamos recordando hoy. Los que estuvimos en la ruta y los que luego se manifestaron en el centro de la ciudad fueron la expresión de un pueblo que, justamente, había recobrado su dignidad. Porque la primera condición que debe darse para que uno o muchos se opongan al poder de aquel que interviene por la fuerza en un conflicto social (con bastones, gases y perros) es que ese alguien que resiste recuerde o descubra su dignidad. Cuando alguien se dice “yo soy valioso”, “yo soy digno”, o “a mí no me pueden atropellar así como así”, entonces, ese alguien está en condiciones de sostenerse de pie y resistir la imposición y la arbitrariedad.

Esta lucha, la que muchas comunidades sostienen en contra de las empresas mega mineras, es una de las tantas luchas que históricamente se han dado en la provincia de Catamarca. Además, no es una lucha de pocos, ni está confinada al ámbito de exclusivo de la provincia. Por el contrario, se lleva adelante en muchas localidades extendidas de norte a sur por todo el mapa nacional. Como toda lucha en curso está plenamente vigente y no se puede anticipar ni adelantar su resultado final. Depende de muchos factores: sociales, políticos, económicos, culturales. Con sus victorias y reveses, adelantos y retrocesos, sirve sin embargo para que las comunidades adquieran el sentido de su propio valor, se animen a debatir los problemas que les son propios y miren con más confianza un futuro que, en parte, está en sus propias manos y en sus propias decisiones. El futuro no está escrito en ningún lado: siempre será el resultado (imprevisible en parte) de lo que hoy hagamos o dejemos de hacer. Siempre será el resultado, y de esto no cabe la menor duda, de la cuota de dignidad que pongamos en juego, personal y colectivamente, ante cada circunstancia que nos toque enfrentar.

En el último apartado de esta nota no puede sino estar presente la figura y el recuerdo de Darío Julián Moreno, quien supo asumir mejor que nadie el carácter y la finalidad del 10F. Él, sencillamente, desde un espíritu solidario, fraterno y cordial supo cómo alentar, cómo inspirar a cada uno de los integrantes de la Asamblea que hoy lleva su nombre. Cumplió cabalmente su misión hasta que el destino lo llevó hacia otras sendas que, por remotas que sean, de seguro no estarán demasiado alejadas de ese entusiasmo, inteligencia y perspicacia que siempre, en cada momento supo expresar durante su breve aunque intensa y luminosa vida."
¡¡¡ TINOGASTA SIGUE DE PIE !!!

Por Luis Alberto Taborda

0 comentarios:

Publicar un comentario