Balas para Todos

lunes, 16 de julio de 2012

Lanata y la Megaminería

Ha sido muy positiva la iniciativa de Lanata de llevar a su programa, de tan amplia platea, la problemática de la megaminería. Para muchos televidentes habrá sido la primera vez que dedican un largo rato a informarse sobre el tema. Para ellos es un comienzo, y para otros es la oportunidad de reflexionar sobre las ideas vertidas.
Algunas, a mi entender, son erróneas, y es conveniente someterlas a análisis. Por ejemplo, la que estuvo presente varias veces, acerca de que los efectos negativos de la minería a cielo abierto pueden minimizarse “con un control adecuado”.
Otra, que también se reiteró, fue centrar los perjuicios en aquellos causados a los glaciares y las reservas de agua.
Pero una de las más contradictorias con el espíritu del movimiento ambiental fue la queja sobre que la provisión del 90% del agua a utilizarse en la futura explotación de Pascua-Lama será soportada por la Argentina: ¿significa eso que si el 90%, o el 100%, saliera de Chile estaría todo bien? ¿Eso es moral? ¿Eso es ecologismo? ¿Eso es humanismo? ¿Eso es solidaridad entre los pueblos? El planeta es uno, y los seres humanos somos iguales en todas partes: olvidar ambas cosas no puede llevarnos sino al sufrimiento y la destrucción.
Cada uno hará su evaluación sobre el mérito del programa de Lanata. Por mi parte, solo quiero comentar unas pocas cuestiones:
—La megaminería es muy dañina aunque se la “regule”, se la someta al “control adecuado” o se la realice con las “técnicas más seguras”. Se podrían hacer los diques de colas más impermeables y antisísmicos, los mineraloductos más resistentes y los procesos de separación de la mena y la ganga más limpios. Pero lo que no puede hacerse es evitar que la voladura de roca disperse toneladas de polvo que contiene toda clase de minerales, incluidos los más nocivos para la salud. Ese polvo se deposita en el suelo y en los cursos de agua o vuelve a ellos con la lluvia. Indefectiblemente, contamina el aire que respiramos, los vegetales o animales de los que nos alimentamos y el agua—superficial o de napas— que bebemos. Más rápida o más lentamente nos envenena.
—Bonasso se quejó de que las mineras “dejan como regalía el 3%, mientras que en otros países es entre el 14 o el 30%”. Rechazo rotundamente ese planteo, que coloca a las regiones donde se realiza explotación minera en el papel dezonas de sacrificio, o sea, que mientras las mineras dejen más “beneficios”, ¡siga el negocio!; nosotros cobramos y otros mueren.
— Para finalizar, una referencia al ahogo financiero que el gobierno provincial inflige a Famatina, a causa de su resistencia a la entrada de la megaminería: “Le están haciendo la gran Scioli”, dijo Lanata. Ese tema nos concierne, aunque parezca lejano: están procurando quebrar a un pueblo digno, que lucha por su salud, su ambiente y sus modos y medios de vida. Entendamos: si se lo hacen a ellos, nos lo hacen a nosotros, y no debemos permitir que la codicia avasalle a quienes en este momento les toca poner el cuerpo:


¡SOLIDARIDAD CON FAMATINA Y TODOS LOS PUEBLOS QUE RESISTEN!

Fuente: http://juan-del-sur.blogspot.com.ar/

0 comentarios:

Publicar un comentario