Balas para Todos

miércoles, 12 de junio de 2013

Secreto a Voces

Las conversaciones pueden tener un tono reservado pero, si el rumor de esas charlas alcanza ribetes nacionales, la cuestión no podrá guardarse por mucho tiempo más. Incluso requerirá en la brevedad de una urgente aclaración para evitar futuros malentendidos.
En este sentido, la expropiación por parte del Estado de posesiones mineras y la posibilidad de explotar uranio en Catamarca puede interesarnos por igual. Ambas cuestiones han pasado a representar la prioridad en la agenda minera del país.

En el primer caso, la apelación estatal a las expropiaciones de yacimientos o reservas en manos de privados puede darse en cualquier provincia de la Argentina, argumentando las mismas explicaciones oficiales de una minería concebida solo desde un enfoque estatal.
En cuanto a la explotación de uranio. No sorprende. Tiene tanto explicaciones lógicas locales como de índole internacional. El déficit de energía explica la minería que se viene. Es la razón por la que Nación mira con insistencia a Fiambalá, localidad catamarqueña de gran potencial minero.

Uranio en Fiambalá, recurso energético del país
De manera que aunque el tema más importante para la provincia y el país no ocupa páginas y páginas en los diarios, ni se habla abiertamente, lo cierto es que la minería relacionada con la producción de energía nuclear es una iniciativa por consolidar.
Argentina necesita poner en marcha un yacimiento de uranio urgente, o lo antes posible, porque el sistema energético se encuentra siempre al borde del colapso. En Catamarca yace la oportunidad para romper con las limitaciones que condicionan a nuestro país.
El Gobierno nacional precisa prever el consumo futuro, por ello, el proyecto en Fiambalá pasó a ocupar la atención oficial tanto en el nivel nacional como provincial. La explotación podría ser impulsada a través de la empresa estatal Camyen SE, pero es solo una posibilidad.
De cualquier manera no importa quién explote el uranio, el producto queda aquí. Lo maneja el Estado nacional y sería de disponibilidad interna. La producción estaría relacionada con la demanda energética y las necesidades vinculadas al desarrollo nacional.

Cerro Atajo ¿expropiada?
Si el Estado habilita la expropiación de un yacimiento como método o se hace de una propiedad minera de manera unilateral, el mismo método puede aplicarse aquí como en otras provincias. Esta es la razón por lo que algunos distritos nos miran de reojo.
Puntualmente, las dudas se posan sobre la zona denominada Cerro Atajo, área de reserva en Andalgalá cuya suerte parece depender hoy más de una posición política que de los antecedentes judiciales que pueden traerse a colación.
Si así fuera. Al restituirse o recuperar la zona minera para “nosotros”, según la información recabada por este diario, la Provincia no puede apropiarse sino llamando a licitación, aspecto estipulado por ley en las áreas de reservas.
Planteado el dilema del que solo nos puede sacar alguna autoridad de primera línea. La pregunta es, ¿qué va a hacer el Estado provincial? ¿Licitar Cerro Atajo o se va a quedar directamente con las propiedades, aplicando la expropiación?

Opción de compra de Agua Rica
Como ustedes saben, Glencore-Xstrata tiene la opción de compra del proyecto Agua Rica en un preacuerdo que se llegó con la empresa Yamana Gold. Recuerdo que agosto es un mes clave desde el punto de vista del futuro del yacimiento en ciernes.
Si bien todavía el panorama es incierto sobre el futuro de la mina ubicada en la Perla del Oeste, mientras se concluyen algunos estudios metalúrgicos y geofísicos, la opción de compra incluyó cuatro cuotas de 30 millones de dólares cada una.
En agosto de este año, Glencore Xstrata debe hacer frente al tercer pago comprometido oportunamente. Después quedará menos tiempo. ¿Se pagará el cuarto y último compromiso millonario o se logrará vender el proyecto durante ese proceso con Alumbrera incluido?

No es el mismo mineral
El escenario presenta alternativas claras. Se podría vender a alguna otra empresa interesada un paquete que contemple juntos a Alumbrera, en su etapa final de vida, proyectando esa mina en Agua Rica. La explotación por Glencore-Xstrata es más lejana, pero no imposible.
Sin embargo también es cierto que la opción de compra se puede interrumpir o caer y, en ese caso, la negociación con Glencore-Xstrata queda sin efecto, volviendo el yacimiento Agua Rica a poder de Yamana Gold.
Pero se acercan tiempos de definiciones. Por lo pronto, lo que se asegura es que el mineral de Agua Rica no es el mismo que el que se extrae de Alumbrera y se menciona las dificultades de producción debido a las condiciones geográficas y la altura donde se encuentra.

Dólar minero
Ojalá que lo que se mueva no sea solo para tapar agujeros o conseguir votos. En épocas electorales todos los programas apuntan a paliar falencias tratando de disimular muchas veces lo indisimulable.
El tema de la inflación afecta también a las grandes producciones y se las puede obstaculizar o ayudar de acuerdo con la medida oficial que se tome. Pero alguna solución hay que darle a los problemas ya presentados hace un tiempo como prioritarios.
En este sentido, las ideas de un “bono para comercializar” o un “dólar minero” son buenas atendiendo al proceso que debe seguir el mineral hasta completar el circuito con la venta en el mercado internacional.

La minería que se viene
Catamarca adolece de tres cosas, energía, infraestructura y agua. Sobre los recursos hídricos ni siquiera se tiene estudios de toda la provincia. A lo sumo hay una noción de la disponibilidad en el Valle Central, pero por ejemplo en la puna no se tiene idea.
La energía es un factor importante, crucial para la provincia y el país. Es la explicación, la razón y causa de la minería por venir. El Gobierno nacional tiene puesta la atención en generación de la energía nuclear y el uranio está en Tinogasta.
Ya conocemos al menos la nueva dirección por donde pasaría la política minera de Nación y Provincia. Queda pendiente dejar de jugar a las escondidas socializando las posibles salidas a necesidades comunes para poder, también, contar con el compromiso de los actores que faltan.

Por Juan Carlos Andrada (De la Redacción del Diario LA UNION)

0 comentarios:

Publicar un comentario