Balas para Todos

jueves, 16 de mayo de 2013

La Tormenta Perfecta de Barrick Gold

Peter Munk sobre Nacionalismo de Recursos y el Cambio Paradigmático Global en la Minería
Nota de Opinión de Jorge Daniel Taillant
Centro de Derechos Humanos y Ambiente (CEDHA)
jdtaillant@cedha.org.ar


“Por favor entiendan” … rogó Peter Munk numerosas veces a los accionistas reunidos en Toronto el 24 de abril pasado, para lo que fue la Reunión Anual de Accionistas (AGM), explicando por qué Barrick ha perdido casi las tres cuartas partes de su valor de mercado, por qué sus proyectos se están cerrando por cuestiones ambientales, y por qué de repente el oro, y el valor de las acciones de Barrick Gold en particular, ya no son tan atractivas. El discurso es una revelación interesantísima sobre lo que realmente conduce al sector minero aurífero y a uno de los líderes más controversiales del sector, Barrick Gold y a su presidente y fundador, el Húngaro-Canadiense, Peter Munk.
Peter Munk
Ceo de Barrick Gold

En su monólogo de casi una hora, Peter Munk describió los atributos más notables del productor de oro más grande del mundo. No mezquinó golpes ni tampoco auto-críticas para explicar el difícil momento que está pasando la industria minera, aunque sí pegó fuertemente y repartió culpas a varios países anfitriones, incluyendo varias referencias a los problemas sufridos por Barrick en sus 25 inversiones alrededor del mundo.

Munk describió cómo durante la última década, se armó “la tormenta perfecta” en el sector minero. En medio de una ambiente excepcional y de altísimas ganancias, el optimismo reinó sobre el precio del oro. “Éramos los líderes incuestionables a nivel mundial … pero algo estaba mal”, dijo Munk a un público ansioso por saber sobre el futuro rumbo de la empresa, ya que no solamente enfrenta a un sector que está colapsando, pero además debe lidiar con dificultades ambientales en algunos de sus más importantes proyectos.

Fue muy distinto este discurso al del año pasado, que pintaba una situación radiante respecto al sector. Claramente Munk y la empresa, ha cambiado de marcha. Ahora el fundador de Barrick Gold, y su líder perenne, que no termina de alejarse del sillón de mando, y quien habla de Barrick Gold como “mi empresa” y al directorio y a los ejecutivos como “mi directorio” y “mis ejecutivos”, habla de un cambio de paradigma. Las nuevas circunstancias incluyen gobiernos que no necesariamente respetan al Estado de Derecho, sino que buscan maximizar sus ingresos. Se caracterizan por cambiar arbitrariamente las reglas para grandes inversiones multi-billonarias que requieren tiempo y que “son difíciles de abandonar.”

Munk claramente se estaba refiriendo a Pascua Lama, el proyecto multi-billonario en la frontera de Argentina y Chile que se ha convertido en un verdadero dolor de cabeza para Barrick Gold. El proyecto sufre de innumerables problemas ambientales y un crecimiento de costos desenfrenado, lo que ocurrió en gran medida por el colapso en el 2011-2012 de la estructura financiera que Barrick estaba armando con los bancos públicos de EDC (Canadá) y EXIM (USA). Esto demoró el arranque de Pascua Lama que debería haber iniciado su fase de extracción en el 2012. Hoy Pascua Lama permanece cerrada en Chile por su falta de cumplimiento con las regulaciones ambientales. Las apelaciones legales en la justicia no han logrado mover al Estado chileno. Barrick barrió a sus más altos ejecutivos en la región y busca respuestas donde parece haber solo más complicaciones administrativas, legales y económicas.

Hace un año, Munk contó, que se jactaba que los fundamentos de la industria eran brillantes. Barrick estaba a punto de lanzar dos de sus más importantes proyectos. Dos minas únicas, Pascua Lama en Argentina/Chile y Pueblo Viejo en la República Dominicana. Ambos proyectos se caracterizaban por su excepcional nivel de producción, su vida larga y el bajo promedio de costo para producir cada onza de oro. Este año, sin embargo, Munk confesó a sus accionistas en el AGM: “¿Qué les puedo decir? … Los fundamentos hoy no pueden ser más distintos a los que existían apenas hace doce meses. Nuestras dos minas están en problemas.” (Discurso AGM, Minuto 43:00 – 44:00).

En ambos emprendimientos, Barrick tiene serios conflictos. Munk atribuye este impasse, al crecimiento de lo que llama “Nacionalismo de Recursos”, término al que se refirió numerosas veces durante su presentación. Dice que es un fenómeno global y que es característico del nuevo paradigma minero.

Planteó el siguiente dilema, “Eres el presidente de un pequeño país latinoamericano … tienes dos opciones, sigues cobrando impuestos al pueblo, …. o persigues a las enormes multinacionales que tienen billones de dólares en activos … esto es totalmente comprensible, es la esencia del nacionalismo de recursos que crece rápidamente. … Es la principal amenaza a la vida misma de la industria minera, que finalmente causará un incremento en el precio de los commodities.” (AGM: Minuto 46:00 – 47:00)

Munk contó conversaciones que ha mantenido en sus visitas junto a otros miembros del directorio con presidentes recientemente electos en países en vías de desarrollo, hambrientos por divisas. El estatus quo se desestabiliza cuando los gobiernos, que necesitan dinero para cubrir sus necesidades presupuestarias cortoplacistas, piden cambiar los acuerdos legales firmados con las multinacionales que respetan la ley. Apunta a líderes como Hugo Chavez de Venezuela y Evo Morales de Bolivia y dice que “hay unos cuantos líderes neo-populistas que posiblemente no respeten el Estado de Derecho como esperamos que lo hagan”. (AGM: Minuto 48:00).

Si bien nunca lo dijo explícitamente, fue más que claro que las críticas no eran hacia Chavez y Morales, sino que manifestaban su frustración con Argentina. Munk hizo varios comentarios apuntando a Cristina Kirchner, a quien se refirió como Ms. Kirchner. Dijo que Cristina prácticamente le rogó que invirtiera en las zonas más remotas de Argentina para crear empleo y fomentar el progreso económico. Sin embargo, la situación ha cambiado en Argentina para Barrick. Un proyecto que originalmente se tazó en 3,500 millones de dólares, ahora ronda en los US$8,500 millones y sigue creciendo, y ni siquiera ha podido iniciar actividades ni hay una fecha aún de inicio.

El juego macro-económico ha cambiado diametralmente para la minería en Argentina a lo largo del último año. Barrick hoy sufre con las nuevas políticas macro-económicas que obligan a Barrick Gold a repatriar fondos por la venta de minerales, en vez de utilizar a bancos en paraísos fiscales para realizar sus transacciones. La nueva ley impositiva minera requiere específicamente que las transacciones por minerales pasen por bancos argentinos, pesíficando dólares a tazas oficiales que en el momento de la publicación de esta nota, distan en un 50% del precio del dólar en el mercado libre, lo cual implica la pérdida del 50% del valor dólar de las operaciones. Una vez depositado los fondos en el país, las empresas tienen severas limitaciones para girar divisas al extranjero. Pueden sacar oro, pero sencillamente no puede llevarse el dinero que genera su venta. De repente, en el “nuevo paradigma”, Pascua Lama ya no es un emprendimiento tan atractivo!

El problema, dice Munk, es que los Pascua Lamas del mundo son grandes y costosos, y una vez que se ha desembolsado dinero para la construcción de 25 proyectos alrededor del mundo, se hace muy difícil adaptarse al nuevo paradigma. Pascua Lama ha sido construida en un 80%. “Desafortunadamente cuando te comprometes a la construcción de un proyecto minero, un proyecto único (…) a 4,500 metros sobre el nivel del mar en la montaña, Pascua Lama (…) no sabíamos que estas movidas nos perjudicarían y nos atraparía más y más, con miles de millones de costos adicionales (…) y una vez que vas por la mitad de la inversión, es muy difícil irse.” (Minuto: 56:00)

Tanto Munk como el CEO de Barrick Gold Jamie Sokalsky, han repetido una y otra vez, que Barrick Gold no continuará poniendo dinero en Pascua Lama si las perspectivas a corto plazo para el proyecto no se materializan. ¿Es una advertencia a Chile y a Argentina, para que de una vez por todas den la luz verde a Pascua Lama? o ¿se abandona el proyecto y se van del país como hizo Vale hace poco en un mega proyecto de potasio? O sencillamente Munk está seduciendo a los accionistas para distraerlos sobre el hecho de que Pascua Lama se está convirtiendo en un gran elefante blanco. ¿Será que están a punto de hacer las valijas y marcharse y que esto es anestesia para ablandar el golpe duro que está por venir? Tal vez, a final del día, Pascua Lama será víctima del nuevo emblema de Barrick Gold: “Producción Disciplinada y Provechosa” (en inglés, Disciplined, Profitable Production). Dicho en otras palabras, si no hay buenas ganancias, no invertimos.

Evidentemente frustrado con el cambio de circunstancias legales, que Munk cita como elemento clave en este nuevo paradigma minero, se refirió varias veces al Estado de Derecho. Explicó que el problema que afrontan las grandes empresas mineras es que tienen por delante a gobiernos inconsistentes que cambian sus políticas de acuerdo a sus necesidades presupuestarias. En Canadá, sin embargo, dice Mun,k en su notable acento de inmigrante Húngaro, se siguen las reglas. Pero esta no es la norma en el resto del mundo, se quejó Munk. “Muchos de esos gobiernos, por más que los respetemos, y por más que formemos todos parte de las Naciones Unidas, no tienen la misma percepción del Estado de Derecho que tenemos aquí en Canadá. (AGM Minuto 1:06).

Irónicamente, su ventilación de frustraciones sobre la facilidad con la cual los países en vías de desarrollo alteran las reglas, desapareció por completo cuando vino al tema del pago a sus altos ejecutivos. Sobre este tema, Munk mencionó el CV del nuevo Co-Presidente John Thorton, anteriormente Presidente de Goldman Sachs, al que le pagaron la sorprendente suma de US$11.9 millones para sumarse al equipo de Barrick Gold. Un experto mundial en finanzas, Thorton asume el liderazgo de Barrick cuando ha perdido el 75% de su valor de mercado. Sobre Barrick Gold y las reglas dijo Munk, “Por favor entiendan que las reglas son reforzadas por las excepciones (AGM: Minuto 1:14) … [y luego al cabo de unos minutos repitió] somos completamente respetuosos de las reglas, no nos desviaremos de las reglas, pero algunas veces esas reglas se fortalecen y se refuerzan por las excepciones.” (AGM Minute: 1:15). En otras palabras, “Sí nos desviaremos de las reglas si es necesario para proteger a nuestras ganancias”. (AGM: Minuto 45:00)

Munk continuó su recuento del cambio de reglas y paradigma para los grandes proyectos mineros y reconoció que seguramente la industria estaba cubriendo sus errores mientras escalaban los precios de oro. Ya lo vimos en el Argentina con la clandestina puesta en marcha de Argenta, próximo a Veladero, donde Barrick Gold inició actividades de extracción sin contar con ninguna habilitación del gobierno de San Juan.

Los comentarios de Munk reflejan lo que vemos en muchos países: una carrera hacia el fondo del barril, incrementando el riesgo de inversión, y poniendo en peligro a la sustentabilidad ambiental, con el único beneficio de sacar un importante margen económico. Total, en países como Argentina, se jacta Munk, se puede llevar oro a muy bajo costo. Hoy las inversiones mineras están invadidas por atajos tomados en el pasado presente con el único fin de aprovechar la bonanza económica del auge del precio del mineral. Admitió Munk, “hay un límite a lo que podemos esperar de esta bonanza, la que ha cubierto todo tipo de errores y fallas.” (AGM: Minuto 45:00)

Una y otra vez volvió al ataque en contra de las inversiones mineras representado por este nuevo paradigma, y por el nuevo contexto para la inversión minera, influenciado (según Munk) por muchas políticas de gobierno muy injustas en los países anfitriones. “Una minera después de otra, cesó su actividad … nos están llevando a la extinción, … cuando ya estás terminando tu mina, te la sacan o te aplican impuestos altísimos. Se está apretando a los mineros, luego de que se los engaña, luego de seducirlos, y luego de ofrecerles beneficios impositivos. Cuando el país tiene una fuerte reserva de minerales, esto puede ocurrir. Sin embargo, el depósito en sí no tiene valor sin que alguien invierta los US$5 o US$6,000 millones. Esos depósitos de minerales no producen nada sin la inversión. No producen ganancias y no producen empleo.” (AGM: Minute 48:00).

Luego viró su atención a la creciente complicación regulatoria ambiental, y nuevamente apuntó la crítica al “nacionalismo de recursos [lo llama Munk], a nuevos gobiernos, a gobiernos punitivos, y a sistemas regulatorios más rígidos, llevados por un grupo de abogados altamente capacitados, principalmente de los Estados Unidos de América. Estos abogados crean juicios, siguen al paradigma Americano. Presionan más y más a los gobiernos, y la reacción a la misma es natural, … crece el régimen ambiental.” (AGM Minute 50:00)

Los asuntos ambientales, que Munk llama “armas ambientales” (minuto 53:00), incluyen aquéllos que llevaron al cierre total de Pascua Lama en Chile, justificado por la evidencia de contaminación de glaciares, de sistemas de vegas y también por la presencia de metales pesados en cursos de agua algo que en Argentina ya fue denunciado por la fundación CEDHA con datos de la misma empresa, has varios años respecto a cursos de agua en Veladero y Pascua Lama. Munk culpó a los abogados ambientales por construir litigios y por introducir regulaciones ambientales. “Lo que está ocurriendo es que hay una percepción pública enormemente alterada sobre preocupaciones ambientales, las ONGs, derechos humanos, calidad de agua, etc.etc.etc. … puestos estos uno encima de otro, [se crean los problemas para la inversión] … ¿Cómo reaccionan los gobiernos? Imponen cinco regulaciones más. Existen bibliotecas enteras sobre cada pequeño aspecto ambiental en la construcción de una mina”.

Munk rogó una y otra vez a sus accionistas a que “Por favor entiendan que estos son problemas únicos y nuevos. La industria ha cambiado”. (AGM minuto 53:00) Continuó diciendo “El nuevo paradigma mundial basado en el nacionalismo de recursos está complicando a la industria. … Todos los mineros han cerrado minas en los últimos seis meses a causa de este cambio paradigmático. Pero sin embargo, Barrick no se rendirá (…) Barrick seguirá en este nuevo paradigma (…) Barrick será un líder global, un ícono Canadiense. Barrick va a surgir nuevamente!” (Minuto: 1:00 – 1:02).

En el cierre del discurso, Peter Munk apuntó a la esencia de lo que sostiene la industria del oro. Las empresas extraen mineral, lo procesan, y lo venden no por el progreso social y económico que pueden generar, no por el beneficio a la sociedad o por las necesidades de las comunidades donde invierten (objetivos que aparecen una y otra vez en la retórica de RSE de Barrick Gold). No, estos no son los verdaderos objetivos de la minería de oro. Munk subraya claramente la verdadera razón por la cual él y su empresa están en el negocio del oro:

“A diferencia de todos los otros commodities, el oro es conducido por el nivel de confort de las personas en el mundo con dinero … de esto se trata el oro” (Minuto 1:17) … “imprimimos dinero para hacernos feliz”. (Minuto 1:19) … “Las joyas no sacan 200,000 toneladas de oro en el mundo. Lo que logra desterrar 200,000 toneladas de oro es la incertidumbre de las personas que controlan el dinero y que están tratando de proteger a su patrimonio.”(Minuto 1:18).

Ver toda la presentación: (en Ingles únicamente)

Incluye la presentación del CEO de Barrick Gold, Jamie Sokalsky:

http://www.gowebcasting.com/events/barrick/2013/04/24/2013-annual-meeting-of-shareholders/play/stream/7102 (la presentación de Munk comienza a los 40 minutos)

Para más información:

Jorge Daniel Taillant

jdtaillant@cedha.org.ar


Fuente: http://wp.cedha.net/?p=13048

0 comentarios:

Publicar un comentario